https://i0.wp.com/api.ning.com/files/rnv01tKLOm9sj6VjXKhl7RAcN5G6f7z1PjnuBMhmll5prZIJrLHjSsn5crtmUmZ1EjFXka*rxdPuinKDz1km523LQF6Rkq8g/muecadesal.jpg

Quería ver el mar a toda costa. Era una muñeca de sal, pero no sabía lo que era el mar.

Un día decidió partir. Era el único modo de poder satisfacer su deseo.

Después de un interminable peregrinar a través de territorios áridos y desolados, llegó a la orilla del mar y descubrió una cosa inmensa, fascinadora y misteriosa al mismo tiempo. Era el alba, el sol comenzaba a iluminar el agua encendiendo tímidos reflejos, y la muñeca no llegaba a entender.

Permaneció allí firme, largo tiempo, como clavada fuertemente sobre tierra, con la boca abierta. Ante ella, aquella extensión seductora. Se decidió al fin. Preguntó al mar:

– Dime: ¿quién eres?

– Soy el mar.

– ¿Y qué es el mar?

– Soy yo.

– No llego a entender, pero lo desearía tanto… Explícame lo que puedo hacer.

– Es muy sencillo: tócame.

Entonces la muñeca cobró ánimos. Dio un paso y avanzó hacia el agua. Después de dudarlo mucho, tocó levemente con el pie aquella masa imponente. Obtuvo una extraña sensación. Y, no obstante, tenía la impresión de que comenzaba a comprender algo.

Cuando retiró la pierna, descubrió que los dedos del pie habían desaparecido. Quedó espantada y protestó:

– ¡Malvado! ¿Qué me has hecho? ¿Dónde han ido a parar mis dedos?

El mar replicó imperturbable:

– ¿Por qué te quejas? Simplemente has ofrecido algo para poder entender. ¿No era eso lo que pedías?

La otra insistía:

– Sí… Es cierto, no pensaba… Pero…

Reflexionó un poco. Luego avanzó decididamente dentro del agua. Esta, progresivamente, la iba envolviendo, le arrancaba algo, dolorosamente. A cada paso la muñeca perdía algún fragmento. Cuanto más avanzaba se sentía disminuida de alguna porción de sí misma, y le dominaba más la sensación de comprender mejor. Pero no conseguía aún saber del todo lo que era el mar.

Otra vez repitió la acostumbrada pregunta:

-¿Qué es el mar?

Una última ola se tragó lo que quedaba de ella. Y precisamente en el mismo instante en que desaparecía, perdida entre las olas que la arrastraban llevándosela no se sabe dónde, la muñeca exclamó:

– ¡Soy yo!

Moraleja.«El ‘yo’ que puede ser equiparado a la muñeca de sal, se derrite en el Océano de Existencia-Consciencia-Felicidad Absoluta y se vuelve uno con Ello.

1062168e9rdzeygt2

Anuncios