Archive for 22 marzo 2010

Las Enseñanzas de Gurdjieff a su hija:

-pensando
1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
6. Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir, agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.
20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.
27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.
34. En una discusión ponte en el lugar del otro.
35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.
41. Transforma tu orgullo en dignidad.
42. Transforma tu cólera en creatividad.
43. Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44. Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45. Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus
propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que nada es tuyo.
68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo, mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en que habites consagra siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.
83. Si estás meditando y llega un diablo, pon ese diablo a meditar.

CUANDO CALLAS.

CUANDO CALLAS

Guardar silencio puede ser una muestra de sabiduría y prudencia, pero también un signo de temor y complicidad.

Cuando callas, también hablas de ti mismo.

Cuando callas un secreto, conozco tu fidelidad de amigo.

Cuando callas tu propio dolor, conozco tu fortaleza.

Cuando callas ante el dolor ajeno, conozco tu impotencia y tu respeto.

Cuando callas ante la injusticia, conozco tu miedo y tu complicidad.

Cuando callas ante lo imposible, conozco tu madurez y dominio.

Cuando callas ante la estupidez ajena, conozco tu sabiduría.

Cuando callas ante los fuertes y poderosos, conozco tu temor y cobardía.

Cuando callas ante lo que ignoras, conozco tu prudencia.

Cuando callas tus propios meritos, conozco tu humildad y grandeza.

El Silencio es el tiempo donde el sabio medita,
La cárcel de la que huye el necio
Y el refugio donde se esconden los cobardes.
Siembra para ser tú mismo.

cas

HABLAR Y CALLAR

Hablar oportunamente, es ACIERTO
Hablar frente al enemigo, es CIVISMO
Hablar ante una injusticia, es VALENTÍA
Hablar por rectificar, es un DEBER
Hablar para defender, es COMPASIÓN
Hablar ante un dolor, es CONSOLAR
Hablar para ayudar a otros, es CARIDAD
Hablar con sinceridad, es RECTITUD
Hablar de sí mismo, es VANIDAD
Hablar restituyendo fama, es HONRADEZ
Hablar aclarando chismes, es OBLIGACIÓN
Hablar disipando falsos, es de CONCIENCIA
Hablar debiendo callar, es NECEDAD
Hablar por hablar, es TONTERÍA
Hablar de DIOS, significa MUCHO AMOR.

CALLANDO enseñó a llevar la Cruz, por lo mismo:
Callar cuando acusan, es HEROÍSMO
Callar cuando insultan, es AMOR
Callar las propias penas, es SACRIFICIO
Callar de sí mismo, es HUMILDAD
Callar miserias humanas, es CARIDAD
Callar a tiempo, es PRUDENCIA
Callar en el dolor, es PENITENCIA
Callar palabras inútiles, es VIRTUD
Callar cuando hieren, es SANTIDAD
Callar para defender, es NOBLEZA
Callar defectos ajenos, es BENEVOLENCIA
Callar debiendo hablar, es COBARDÍA
Aprende primeramente a CALLAR para poder HABLAR con acierto y tino, porque si HABLAR es plata, CALLAR es oro.enelsilencio

LOS SENTIDOS

nanastediosa

Usa tus ojos, para ver la belleza de la vida, o para ver el interior de las personas…
No los uses para criticar maliciosamente de como se ven o visten los demas,o para juzgar a las personas, solo por sus apariencias.
Usa tus oídos, para escuchar a tu prójimo, y poder ofrecerle una palabra de aliento,para escuchar los sonidos agradables, que te ayudan a olvidar las dificultades, y edifican tu interior.
No los uses como un arma, o para envenenar a los demás, creando cizañas, con lo escuchado.Usa tu olfato, para percibir el olor de las flores, del perfume,del amor.
No lo impregnes, con los malos olores, como lo son el odio, el egoísmo, la traición.
Usa tu gusto, para saborear el triunfo de tus metas alcanzadas, de los logros obtenidos con esfuerzo y dedicación.No lo uses para saborear,las derrotas de otros, o cuando algo les sale mal.
Usa tu tacto, para sentir y dar amor, para tocar a las personas con tus deseos positivos,con tu caridad.
No lo uses para pedir injustificadamente, o para golpear sin piedad.
El sexto sentido, el mas importante, es el que nos da la sabiduría para distinguir la diferencia entre los otros sentidos,entre el bien y el mal, entre dar o recibir, entre salvar o matar.A veces miramos sin ver, oimos sin escuchar, olemos sin percibir, probamos sin saborear,tocamos superficialmente.
Usa tus sentidos sabiamente, no se trata de cuantos tengas, sino de como los utilizas.

REIKI

 

reik

Energía es la sustancia que envuelve y da poder a todo el universo y a cada uno de sus componentes, desde el átomo más microscópico hasta el más inmenso de los planetas. 
Esta energía es la que hace posible que la vida exista, por lo tanto, nosotros los Seres Humanos, como miembros de esta existencia, la necesitamos para eL  completo desarrollo de nuestra vida.
La energía es el componente principal de nuestro organismo, 
y éste se sirve de ella para ejercer correctamente todas sus funciones biológicas; de hecho, según nos muestran muchos tratados de medicina oriental, nuestro cuerpo posee un complejo sistema de canales por los que circula. Para el simple hecho de “vivir”, necesitamos energía. Para nuestros actos conscientes como el movernos, el hablar, el pensar etc. la necesitamos y también para los inconscientes, como el latir del corazón, la creación de hormonas o el respirar. Para reponernos de este consumo diario que supone el mantenimiento de la vida, necesitamos recurrir a diferentes fuentes tales como la Alimentación, el Aire y el Agua. Si la energía es el motor de nuestra vida, no es de extrañar que una disminución de la misma tenga efectos perjudiciales para la salud. El incumplimiento de las Leyes Biológicas dictadas por la Naturaleza está provocando una disminución cada vez mayor de nuestro caudal energético, que nos va alejando de ese estado de bienestar al que llamamos Salud, dejándonos en manos de la Enfermedad.

Pero el Reiki es mucho más que una técnica de sanación con energía. El Reiki es un fenómeno natural que permite la activación y canalización de la energía cósmica a través nuestro. Nuestra energía interior se encuentra dormida y bloqueada. 
La pureza de la energía Reiki tiene la propiedad de estimular nuestro potencial energético interno, que tiende a normalizar y equilibrar todas las funciones de nuestro ser a todos los niveles. El Reiki puede emplearse como un vehículo para conectarnos con un mundo desconocido y apasionante que está por encima de todos nosotros. 
Reiki significa: toda la energía de universo; la misma energía que mueve las estrellas del cosmos y que hace posible 
que la vida exista, como la tierra, el agua, el aire, las plantas, los animales y nosotros mismos.
Aprender Reiki supone tener acceso de una forma muy sencilla y accesible a todo el mundo, a esta maravillosa energía, en su forma más directa y pura.

El Reiki es una forma de la que se sirve la naturaleza para mostrarnos, en forma de sensaciones, algo que nosotros ya poseemos, pero de lo que no somos totalmente conscientes. 
El Reiki nos aproxima a experimentar, en pequeñas cantidades, lo que es el estado de divinidad; como la consciencia, la paz, el amor o la dicha. 
Cada vez que sientes la energía cósmica fluir por tu cuerpo, estás en estrecho contacto con tu propia alma. Cada vez que haces contacto con la energía Reiki, una puerta se abre hacia la divinidad. 
Explicar lo que es el Reiki con palabras resulta prácticamente imposible; es indescriptible e indefinible por la razón humana, pero sus efectos y sus sensaciones si son demostrables. Reiki es energía cósmica, infinita e inagotable, que proporciona vitalidad, armonía y un mundo de sensaciones a aquellos que lo practican o lo reciben.    
A diferencia de otras técnicas que estimulan o activan la energía vital, el Reiki no surgió mediante una práctica o estudio predeterminados; simplemente fue un descubrimiento sensacional gracias a una intensa búsqueda de la Divinidad, a través de la meditación. 
Por tanto el Reiki no es únicamente un sistema de sanación, sino que junto a la meditación es una valiosa forma de encontrar la divinidad inherente en el interior de cada uno de nosotros. 
Nos permite descubrir el verdadero amor incondicional, sentir la plenitud de la vida y nuestra conexión con el universo.

reiki.