“La materia es mera energía condensada a una vibración menor. Somos todos una conciencia, experimentándola subjetivamente.”

No existe la muerte. La vida es solo un sueño. Y somos la imaginación de nosotros mismos. Y entendiendo que somos la imaginación de nosotros mismos, y más aún, este mundo es una “imaginación colectiva de nosotros mismos” entenderemos la manera que tenemos para cambiar la prisión en paraíso. Si ves y observas a la gente -y al final, se aplica a la gente, incluyéndome- encontrarás que vivimos en diferentes prisiones mentales, emocionales, de culpa, de miedo, de frustración, de todas estas emociones, de resentimiento.

Anuncios