012 

El dolor ni es bueno ni es malo, porque la realidad no tiene nombre que la califique; los nombres y los juicios los ponemos nosotros.
El hombre habla de tormenta y de mar en calma, pero el mar siempre es sencillamente mar.
No se puede perder la cabeza en los momentos de exaltación; y no serás feliz hasta que aprendas a permanecer anclado en un centro de paz, sean cuales sean tus circunstancias.
Habrás dado un paso decisivo hacia delante cuando aprendas a no agobiarte por tus penas.
Trata de ver con claridad como y por que ha surgido en ti esa sensación de tristeza, de preocupación, de infelicidad. Observa.

linealagerrera

Anuncios