15

  LA ATENCIÓN
Un camino sencillo y seguro para la transformación personal es la atención en cada instante, sobre sí mismo.
Cada hora y cada minuto debemos centrarnos en nuestra propia atención. Hazlo ahora, en este mismo instante en que lees estas líneas.
Si no estás atento a ti mismo, serás atrapado por la inconsciencia ciega y destructora.
No sólo es tu paz y libertad lo que vas a conseguir. También la eficacia de tus actividades externas y tu trabajo cotidiano se beneficiarán notablemente.
Ningún momento de tu existencia es comparable con este instante presente porque éste es el único que tienes. Está todo tú atento a él. Y está atento, sobre todo, a quien atiende que eres tú.

        LA IGNORANCIA
La ignorancia de La Verdad es siempre la causa de todos los males. No somos suficientemente buenos, porque ignoramos de cuánto bien nos privamos al no serlo.
Nos comportamos a veces mal, porque no nos damos cuenta del daño que nos hacemos al obrar mal.
Hay ocasiones en que no tenemos seguridad de obrar bien o mal. Si fuéramos normal y espontáneamente buenos, con seguridad nuestra intuición nos daría con claridad como proceder en tales casos.
No somos como debiéramos ser, por ignorancia. Ignoramos que cada palabra, cada acción hiriente, destructiva hacia los demás, empieza a hacer efecto en el primer instante que nace en nosotros. Y como consecuencia, los perjudicados somos nosotros mismos.
Solamente La Verdad sobre nosotros mismos nos liberará de nuestros errores y defectos.

             CREACIONES MENTALES
De la misma manera que construimos en el mundo físico, lo hacemos también en el mundo de la mente. Lamentablemente cuando tenemos malos pensamientos (odios, envidias, rencores) estamos creando ego o entidades astrales. Estas entidades vivas son las que nos quitan energía martirizándonos día a día con sus habladurías. Estas entidades están hospedadas dentro de nuestra psiquis y aprovechan la oportunidad de aparecer del baúl de los recuerdos cuando recordamos algo de nuestro pasado. Si estos elementos está relacionados en algo con los recuerdos que estamos teniendo, aparecen nuevamente. Es indispensable erradicar de nosotros mismos estos elementos indeseables.
Cuando aparecen es importantes pedirles enérgicamente que se retiren de nosotros, que no nos son nada útiles y no los necesitamos más. También y de una forma más radical se le pide al Cristo Interior que elimine esos egos que están interfiriendo en nuestra evolución espiritual.

          NO MALDIGAS EL DOLOR
El espolón del dolor tiene por objeto encauzar nuestros pasos, pues sólo entra en acción al quebrantar las Leyes de la Vida. Por eso el sabio, al descubrir que la vida es una eterna alegría, dirige sus pasos por el Sendero del Deber y el dolor se aparta de él. Pero los que aún no saben se dejan arrastrar por sus pasiones y sus instintos. Y al desviarse, el dolor se enseñorea de ellos. Entonces reniegan de la vida, cuando les envía el dolor para que reaccionen y busquen el conocimiento. Cuida tu existencia, para que siempre armonice con la Vida, y la felicidad anidará en tu corazón

         Sobre la iluminación.
Un iluminado percibe la idea de, por ejemplo, la belleza o fealdad, pero no siente atracción por la belleza ni repulsión por la fealdad pues en él no existe ya la dualidad, y porque su mirada va más allá del aspecto físico y penetra hasta dentro del espíritu, así ve en todo ser una fuente de amor inagotable por muy oculta que esté, pero la ve y la valora, por ello valora a todos los seres por igual porque todos son hijos del amor Universal, hijos de Dios pues todos juntos, una vez nos hallamos iluminado, nos integraremos todos y juntos constituiremos la poderosa luz del amor. Muchas veces, para estar satisfechos, no felices, centramos nuestra necesidad material en otra persona, entonces, nuestra satisfacción o felicidad relativa depende del grado en la que la otra persona satisfaga nuestra necesidad material y por tanto, ya no somos nosotros mismos pues dependemos de la otra persona para estar satisfechos, pero así sólo conseguimos la satisfacción material, no espiritual, conseguimos la satisfacción material que lo único que hace es equilibrar nuestra energía material al hacer que la materia mezclada con el espíritu, como ya he explicado, viaje un poco más lenta, y así, somos un poco más felices por estar un poco más contentos, pero la insatisfacción espiritual sigue existiendo mientras no nos liberemos, podemos estar muy contentos, pero si sentimos necesidad de cualquier tipo, no sentimos felicidad y mientras la felicidad no dependa de nosotros, sentiremos satisfacción de nuestra necesidad material (materia mezclada con espíritu se mueve más lenta), pero no espiritual. En realidad el estar contento por cualquier motivo externo, es como el placer, uno se siente satisfecho materialmente porque la energía viaja a un ritmo más pausado, pero la insatisfacción continúa porque la dualidad permanece. Por ello, si conseguimos eliminar nuestra necesidad espiritual, sentiremos ausencia de necesidad y ya no necesitaremos nada más, esto es el amor. Buscamos fuera de nosotros mismos para satisfacer nuestras necesidades, nos identificamos con la materia y nos relacionamos con ella, tanto a nivel interno como externo, así buscamos fuera, en el mundo material precisamente por ser material y porque nosotros nos identificamos con la materia pues procedemos de ella.
unidos01

linealagerrera

Anuncios