Archive for 30 marzo 2011

Vivir como las flores.

19215048eqf8jrj

– Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto?
Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes.
Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro.
– ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.
– Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.
– Pon atención a esas flores -continuó el maestro,
señalando unos lirios que crecían en el jardín.
Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas.
Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y
saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.
Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden.
Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos.
Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse…
Ejercita entonces, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera
y perfuma la vida de los demás haciendo el bien.

Anuncios

LAS TRES VELAS: AMOR-SABIDURIA-VERDAD

 

image

El hombre debe llevar siempre tres velas encendidas y así poder enfrentarse a todas las dificultades en su vida. La primera vela es el
pensamiento divino. La segunda vela es el divino calor. La tercera vela es la fuerza divina. Las tres velas deben permanecer siempre encendidas.
La primera vela está vinculada con la fuente de la sabiduría.
La segunda vela está vinculada con la fuente del amor.
La tercera vela está vinculada con la fuente de la verdad.
Cuando las tres velas ardan a la vez en el hombre, éste tendrá entonces comprensión correcta.

El hombre que comprende el amor, se vuelve inmortal.
El hombre que comprende la sabiduría, se vuelve perfecto.
El hombre que comprende la verdad, se libera.

La única cosa que nunca se mancha es el amor.
La única cosa que no puedes despreciar, es el amor.
La única cosa que no puedes quitar a nadie, es el amor.
La única fuerza que no es influenciada por nadie. Es el amor.
Mediante la vida conocemos el amor.
Mediante el conocimiento conocemos la sabiduría.
Mediante la libertad conocemos la verdad.
El hombre que no conoce la libertad, no conoce la verdad, porque
ella es más que la libertad. La sabiduría es más que el conocimiento. El
amor es más que la vida.

 

                                       ( Peter Deunov )

Síntomas del viaje astral

Hay muchos síntomas del viaje astral. Vibraciones, zumbidos, pitidos, sensación de mareo, la cabeza nos da vueltas. Si el estado es más avanzado podemos ver imágenes en nuestra mente, escuchar voces, ver paisajes u otros lugares y si vemos nuestro cuerpo durmiendo es que ya casi lo hemos logrado. Cuando nos desdoblamos nuestro cuerpo pasa por un estado de adaptación y eso produce síntomas e indicios que determinan si se trata de un viaje astral. Estos síntomas son muy frecuentes a la hora de practicar las técnicas de desdoblamiento. En muchos casos estos síntomas no son garantía de que vamos a salir del cuerpo física, pero si determinan que estamos más cerca de conseguirlo.

Es importante saber controlarlos. Si conseguimos mantener el grado de vibración, tarde o temprano acabaremos saliendo. El problema es que muchas veces perdemos la concentración y eso interrumpe todo el proceso. La única manera de poder mantener la vibraciones o zumbidos es seguir concentrado sin desviar la atención en otros asuntos, solo tenéis que concentraros en el grado de frecuencia que estáis teniendo.

Si lográis mantener las vibraciones durante un tiempo veréis como pronto podréis alterarlas incrementando su intensidad. Haciendo esto durante varios minutos sentiréis como empezáis a elevaros progresivamente, SIEMPRE Y CUANDO NO PERDÁIS LA CONCENTRACIÓN.

El perder el control significa volver a empezar, si esto sucede no os desaniméis. Empezáis otra vez. A largo plazo iréis controlando estos síntomas y cada semana conseguiréis alguna experiencia nueva. Es muy satisfactorio cuando ves los resultados, esto te empuja a ir adelante y no rendirte.

Poema del éxtasis ( danza de Shiva.)

image

"El espíritu que juega,
El espíritu que suspira.
El espíritu que todo lo crea con la imaginación
Se abandona a la felicidad del amor…
Rodeado de los frutos de Su creación,
Se recrea en un beso…
Cegado por su belleza, se agita, juguetea, baila, gira…
Él, libre en este juego, es todo arrebato, todo alegría,
Libre, divino, en esta lucha de amor.
En la maravillosa grandeza de esta clarividencia sin sentido,
Y en la unión de las aspiraciones contrarias
Aislado en la conciencia, aislado en el amor,
El espíritu comprende la naturaleza de su divino ser…
¡Oh, mi mundo, mi vida, mi salud, mi éxtasis!
Cada momento tuyo yo lo invento
Negando todas las formas que he vivido antes:
Soy negación eterna…
Él alza un rápido vuelo, mientras se asfixia en su torbellino
Disfrutando esta danza, dominado por el éxtasis.
En este incesante cambio,
En este divino vuelo sin sentido
El espíritu se abarca a Sí mismo.
En el poder de la voluntad, solo, libre,
Creándolo-todo, todo-irradiándolo, todo vivificándolo,
Divinidad jugando con la multiplicidad de las formas
Él se abarca a Sí mismo…
Yo habito ya en ti, ¡oh, mi mundo!
Tú sueñas conmigo -era yo viniendo a la existencia…
Y Tú lo eres todo -una ola de libertad y felicidad.
Mediante una conflagración general el universo se abraza.
El espíritu está a la altura del ser, y siente la marea que nunca cesa
Del divino poder del libre deseo. Él es todo osadía:
Lo que fuera amenaza, ahora es entusiasmo,
Lo que aterrorizaba, ahora deleita…
Y el universo resuena con el alegre grito de Yo soy".

(Ananda K. Coomaraswamy )

Salir de la madriguera.

dentro-de-mi

¡Maestro, MAESTRO! quiero salir del laberinto de mi alma, siento que comprendí todo lo estudiado. Quiero irme, volver a caminar, ayudar, trabajar, amar, vibrar, sentir, abrazar, SERVIR, Actuar disfrutando de lo aprendido junto a ti durante todos estos años, y dejar de pensar en todos estos textos sagrados y demás. ¿¡Como lo hago!?


Ve, y regala todos tus libros a la gente de la calle. Luego, actúa con los demás y sirve según lo que sientas; tú, ya eres EL Libro.

Pero maestro, y si tengo una duda, ¿como haré para buscar la respuesta si regalo todos mis libros?
En ese caso, quédate; si sientes que tendrás dudas, es que ¡no estas nada listo y no entendiste NADA! ¡¡Las respuestas están en TI!! Eres tú quien bloqueas la llegada de dichas respuesta en ti.
Sino, si de Verdad te sientes capaz de abandonar tus barcas, Abre la puerta y ¡¡Fuera!!, no te quiero ver más aquí, la ultima vez volviste, pero esta vez, ¡tendrás incluso que olvidarme!, y ser tu propio maestro, contar contigo mismo, CONFIAR de VERDAD EN TI, como ya estudiaste desde hace años entre otras miles y una cosa, le dijo el maestro. Allí fuera es donde te medirás, vibraras, transmitirás y recibirás sin mismo hablar a veces.
Solo observando veras muchas cosas allí fuera en la calle…todas las respuestas están ante tus ojos.
Es lo mejor que uno puede hacer para entrenarse a Ver: Observar atentamente, como ya te explique mil veces. Pero recuérdate bien joven, añadió el maestro, no hables como un loro, ni alardes de todos tus conocimientos, no intentes ayudar si no te lo piden con insistencia; se discreto y, ESCUCHA, recuerda usar la llave maestra de la humildad junto a las otras, las del Amor y del Presente; sino, tus conocimientos nunca serán sabiduría… Ahora, si lo sientes, ve y SÉ.

LOS 4 ACUERDOS DE LA SABIDURIA TOLTECA

image

1.- No supongas.

No des nada por supuesto.

Si tienes duda, aclárala.

Si sospechas, pregunta.

Suponer te hace inventar historias increíbles

que sólo envenenan tu alma y que

NO TIENEN FUNDAMENTO.


2.- Honra tus palabras.

Lo que sale de tu boca es lo que eres tú.

Si no honras tus palabras, no te estás honrando a ti mismo;

si no te honras a ti mismo, no te amas.

Honrar tus palabras es honrarte a ti mismo, es ser coherente

con lo que piensas y con lo que haces.

Eres auténtico. y te hace respetable ante los demás y ante

ti mismo.


3.-Haz siempre lo mejor que puedas.

Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás

recriminarte nada o arrepentirte de nada.


4.- No te tomes NADA personal.

Ni la peor ofensa.

Ni el peor desaire.

Ni la más grave herida.


Según la tradición Tolteca, poniendo en práctica estos cuatro

acuerdos tu vida puede cambiar, siempre y cuando seas

impecable con ello. En la medida que alguien te quiere

lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí

mismo. Pero el problema es de Él y no tuyo

( Dr. Miguel Ruiz )