Archive for 30 agosto 2011

El Corazón.

 

Buddha

La tendencia natural del corazón es amar y cuidar a los otros. No obstante, desde temprana edad aprendemos a protegernos de aquello que no nos gusta o nos causa sensaciones incómodas o desagradables. Por ello creamos barreras que con el tiempo tienen el efecto de aislarnos, no solo de los otros, sino de nosotros mismos. Irónicamente, al buscar la comodidad y la felicidad, creamos aislamiento, falta de conexión e incluso infelicidad a nosotros mismos –y a otros.
La práctica meditativa, nos permite despertar la capacidad de recibir y dar. Nos permite reconocer la incomodidad, las sensaciones desagradables y las ganas de huir de las situaciones en las que nos encontramos.  Nos lleva a reconocer todo ello y a aceptarlo con el corazón abierto. En lugar de engolosinarnos con ‘nuestros’ problemas, una aprende a mirar al otro, a sentir con el otro y a compartir su humanidad. Al hacerlo, las barreras y los bloqueos empiezan a disolverse y el corazón se abre para ofrecer una respuesta que es a la vez amorosa y compasiva.

( Tonglen )

 

Anuncios

Las criticas – UNA IMPORTANTE ENSEÑANZA DE BUDHA

199454189_3afbbb0a50_o


Vivimos tiempos en los que la crítica severa, el menosprecio y el insulto están a la orden del día.Conviene entender lo que Budha enseñó sobre quienes insultan, calumnian o te critican en la vida,en el trabajo, o por lo que eres.

En una ocasión, estando Budha  junto a varios de sus discípulos en una aldea remota llevando a cabo labores de ayuda a los más necesitados, ocurrió lo siguiente:Alojado en un monasterio junto a los suyos, aceptando la hospitalidad de quienes le acogían y comiendo lo que le daban así como durmiendo donde se le asignaba, su más cercano ayudante,Ánanda, le comunicó que en el pueblo habían comenzado a oírse rumores sobre él. La gente le criticaba. Budha, no se inmutó.Pasaron los días y los rumores se convirtieron en duros ataques verbales contra él y su causa. Ánanda, de nuevo acudió a su Maestro para informarle que muchas personas le insultaban cada vez más duramente. Eran unas injurias tremendas que tenían como objetivo acongojarle para que se marchara de la aldea y dejase de auxiliar a los mendigos.Procedían los insultos y las calumnias de personas con interés en que la doctrina de ayuda y paz de Budha no calara en las mentes de los aldeanos.De nuevo Budha, permaneció impasible, continuando con sus labores diarias de alimentar a todo el que se lo pedía, y curar a quien necesitaba reposo y sanación.Al cabo de una temporada, el ánimo de Ánanda comenzó a quebrarse pese a ser el más cercano discípulo del Maestro y acudió a él de nuevo para informarle de cuanto se decía de él; De cuántas mentiras se propagaban por la aldea y de las feroces críticas que seguían levantándose hacia su causa, su persona y su pensamiento. Budha, le preguntó a Ánanda: "¿Qué clase de personas son las queme insultan?".
 
El discípulo se mostró confundido y le contra preguntó a su Maestro: "Querrás decir, Maestro, ¿qué tipo de insultos te dedican?".Budha, con una leve sonrisa corrigió a Ánanda: "No, amigo mío.Quiero saber qué clase de personas son las que me insultan, porque las palabras no tienen más que el valor de quienes las pronuncian".El discípulo comenzó a comprender. Pero Budha, continuó,aprovechando todo lo que estaba sucediendo para transmitir su enseñanza. Y dijo: "¿No ves amigo mío, que las palabras no pueden hacerte daño?; ¿No ves que no son más que aire?"Ánanda, sabiendo que estaba recibiendo una enseñanza práctica,quiso profundizar, poniendo a su Maestro un poco más a prueba:"Eso lo entiendo Maestro, pero las personas emplean esas palabras para herirnos".Budha comprendió la preocupación de su discípulo y quiso ayudarle justo como él pedía con sus preguntas. Y habló así:"Dime Ánanda, ¿Por qué pronuncias la palabra "azul" para describir el cielo, cuando el cielo está azul? "El ayudante de Budha, contestó: "Porque en ese momento conozco el color del cielo y lo llamo azul". Budha sentenció su enseñanza en ese instante:"De manera que para poder emplear una palabra para describir algo o a alguien hay que conocer primero el significado de eso dentro de nosotros, ¿no?"."Sí, así es" concluyó lógicamente Ánanda."En ese caso, querido amigo, si alguien me llama "mentiroso" es porque previamente tiene que conocer qué significa ser un mentiroso. Y si alguien me insulta, ha de conocer dentro de sí mismo lo que ese insulto significa. Querido  Ánanda, aprende esto:

CUANDO ALGUIEN TE INSULTA O TE CRITICA, NO ES A TI A QUIEN ESTÁ DESCRIBIENDO. ESTÁ DESCRIBIENDO LO QUE CONOCE DENTRO DE SÍ MISMO.LA PERSONA QUE INSULTA SE DESCRIBE A SI MISMA".

LOS CLAVOS Y LAS PERSONAS QUE QUEREMOS.

 

image
 
Había una vez un niño que tenía muy mal carácter. Un día su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera la calma debía clavar un clavo en la cerca de atrás de la casa.

El primer día el niño clavó 37 clavos en la cerca, pero poco a poco fue calmándose porque descubrió que era mucho mas fácil controlar su carácter que clavar los clavos en la cerca. Finalmente llegó el día en que el muchacho no perdió la calma para nada y se lo dijo a su padre. Entonces el padre sugirió al hijo que por cada día que controlara su carácter debía sacar un clavo de la cerca. Los días pasaron y el jóven pudo finalmente decirle a su padre que ya había sacado todos los clavos de la cerca. El padre llevo de la mano a su hijo a la cerca de atrás y le dijo: – Mira hijo, has hecho bien, pero fijate en todos los agujeros que quedaron en la cerca. Ya la cerca nunca será la misma de antes. Cuando dices o haces cosas con coraje, dejas una cicatriz como este agujero en la cerca. Es como meterle un cuchillo a alguien que aunque lo vuelvas a sacar la herida ya quedo hecha. No importa cuántas veces pidas perdón, la herida está allí; y una herida física es igual de grave que una herida verbal.

El León que creía ser Oveja . ( Antigua Leyenda Hindú )

image

Un leoncito cachorro abandonado por su madre fue acogido cariñosamente por un rebaño de ovejas y se crió entre ellas en las cercanías de un hermoso lago. Creciendo allí llegó a creer que él también era una oveja.

Cuando llegó a la edad adulta ,y siendo un enorme león, se comportaba como cualquiera de las demás ovejas. Un día se acercó otro león adulto y hambriento hasta allí y se asombró mucho de observar que ese león, mucho más grande y fuerte que él, huyera como hacían las ovejas, brincando y balando con el resto de los miembros del rebaño. Después de mucho esfuerzo logró arrinconarle. Inútilmente intentó explicarle que no debía huir porque ERA UN PODEROSO LEON.  Finalmente, con un gran esfuerzo le arrastró hasta el lago cercano. Allí le obligó a mirar su reflejo en la superficie del agua. Cuando el león observó su rostro, su cuerpo y melena, reflejados nítidamente en la superficie del agua sintió un estremecimiento de pies a cabeza y desde lo profundo de sus entrañas se elevó la más intensa emoción interna y brotó el más fuerte y poderoso rugido que se había escuchado jamás haciendo eco a través de todas las montañas y valles del mundo.

A partir de entonces el león juró defender a aquellas ovejas con su poder y fuerza. Y así lo hizo hasta el fin de sus días”

Enseñanza : “Eso es el Conocimiento, en eso consiste el Conocimiento. Y eso es exactamente lo que hace un Maestro, te enseña ese reflejo en el estanque del Conocimiento; te muestra tu reflejo. Y cuando lo ves, tus dudas desaparecen y descubres quién eres. Hasta ese momento creías que eras una oveja. Como no había otra cosa, creciste con esa idea.”