th_Buddha-hart-o-v

Por lo general, la gente suele pensar y creer que muchas de las cosas que nos ocurren en nuestro diario vivir, son la realidad de la vida. Yo también lo creí en algún momento. Por ejemplo, cuando una persona se enferma, se suele decir, que la enfermedad es realidad.

En verdad, no es así.

Realidad significa, existencia real y verdadera, absoluta, eterna e infinita como Dios y todo lo que viene de Dios: amor y sabiduría, alegría y felicidad, salud y vida, respeto y armonía, etc.

Irrealidad significa, existencia aparente y falsa, efímero y transitorio, como el cuerpo carnal que manifiesta cambio constante y muchas de las cosas que percibimos a través de los cinco sentidos: odio e ignorancia, tristeza y malestar, enfermedad y muerte, conflicto y desarmonía, etc.

Cuando Jesucristo dijo “Mi reino no es de este mundo”, claramente nos dió a entender que el reino de este mundo terrenal no es más que sombra, es fenómeno, en otras palabras, es la proyección de nuestra mente y de la mente colectiva de todas las personas, con sus creencias y pensamientos.

Si percibimos un mundo imperfecto con enfermedades y sufrimientos de la humanidad, es porque estas imperfecciones están siendo reconocidas por nuestra mente consciente e inconsciente, se manifiestan desde nuestro interior, pero, a través de la mente ilusoria y equivocada con falsos paradigmas.

Jesucristo, también dijo: “El reino de Dios está en vuestro interior”, con lo cual nos dió a entender que el verdadero paraíso, la verdadera vida, creada a imagen y semejanza de Dios Padre, se aloja en nuestro interior, es decir, es nuestra esencia, es nuestro Yo Verdadero perfecto y eterno.

Luego, la única Realidad es Dios y lo que viene de Dios. ¿Y cómo captar esta Realidad?

Se logra captar, conscientizar y manifestar en nuestra vida diaria, mediante:
– Riguroso entrenamiento mental y espiritual, practicar meditación que nos haga sentir nuestra unidad con el Creador.
– Lectura constante de libros sagrados que hablen sobre la Verdad de la Vida.
– Practicar continuamente actos de bondad y generosidad.

( Desconozco el autor)

Anuncios