image

Había una vez un Rey que quería organizar una gran pelea de gallos. Contrató al mayor instructor y le ordenó que entrenara al mejor gallo del reino para un torneo pues quería ver grandes y épicos combates. El instructor aceptó.
Al cabo de una semana el rey fue al instructor y le dijo:
– Esta listo ya mi gallo?
A lo que el instructor respondió
– Oh no majestad. Es joven e impulsivo. esta lleno de fuerza y furia pero ésta está mal canalizada y es fútil. no seria campeón.
El rey aceptó la palabra y se fue. Al mes volvio
– Esta listo ya mi gallo?
A lo ke el instructor respondió
– Aun no majestad. Ha ganado algo de experiencia pero es altivo y orgulloso. Responde fácilmente a las provocaciones y si cruza su mirada con otro gallo aun se muestra agresivo y dispuesto a la pelea. no seria campeón
El rey acepto la palabra y volvió a marcharse. Pasó un año y volvió
– Esta listo ya mi gallo?
A lo qué el instructor respondió
– Oh sí señor. El gallo ahora es paciente y calmado. No ansia ni desespera por la victoria. Pasa sus días en tranquilidad y en calma consigo mismo, ha alcanzado el ekilibrio.
El rey animado preguntó
– Así que peleará?
A lo que el instructor respondió
– Quizá. Lo que es seguro es que será el campeón.
Cuando metieron al gallo del rey en el torneo con los otros gallos no llegó a pelear…el resto de animales huyeron despavoridos solo con verlo.

Anuncios