Archive for 31 diciembre 2012

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 38.000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 9 Film Festivals

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

Somos uno y a la vez independientes.!!

20b6fa13

 

El carbón no se convierte en cenizas". Las cenizas son cenizas y no pertenecen al carbón, tienen su propio pasado y futuro. Son una existencia independiente, porque son un destello que penetra el vasto mundo de los fenómenos. Y el carbón y el fuego al rojo vivo son existencias completamente distintas. Y el carbón negro es también un destello que penetra ese vasto mundo. Donde hay carbón negro, no hay carbón al rojo. Así, pues, el carbón negro es independiente del carbón rojo; las cenizas son independientes de la leña; cada existencia es independiente.

Hoy estoy sentado en Los Altos. Mañana por la mañana estaré en San Francisco. No hay conexión alguna entre el "yo" de Los Altos y el "yo" de San Francisco. Son dos seres completamente distintos. Éste es un ejemplo de la libertad de la existencia. Y no hay ninguna calidad que nos conecte a cada uno de ustedes y a mí. Cuando yo me refiero a "ustedes" no hay ningún "yo"; cuando digo "yo" no hay ningún "ustedes". Ustedes son independientes y yo soy independiente; cada cual existe en un momento distinto, pero esto no quiere decir que seamos seres completamente distintos. Somos en realidad uno y el mismo ser. Somos lo mismo, pero, no obstante, diferentes.

Shunryu Suzuki

Hijos. !!..Cuento Sabio.!!

cats

Cuéntase acerca de dos mujeres que llegaron a la fuente por fresca agua. Se acercó al lugar una tercera mujer, como así un anciano, que aprovechó lo apacible del sitio para sentarse a descansar. Balde va, balde viene, mientras tanto las mujeres charlaban entre sí.
– Mi hijo es un joven ágil y fuerte como un roble- dijo una.
– El mío- replicó la otra- tiene una voz maravillosa. No hay quien lo iguale en el canto.
La tercer mujer nada decía.
– Y tú no tienes nada para contar?
– Yo también tengo un hijo. Es un chico como todos los chicos. No tengo nada en especial para decir de él.
Terminaron las tres de llenar sus baldes y emprendieron el regreso. Se levantó el anciano y las siguió.
Caminaban las señoras cargando el agua.
Cada tanto se detenían a descansar.
Las caderas acusaban el esfuerzo, las manos se adormecían por el peso.
En eso aparecieron tres hermosos muchachos.
El uno corriendo y saltando se acercó al grupo mientras seguía haciendo todo tipo de piruetas y ejercicios.
Se pararon las mujeres a observarlo con satisfacción.
El segundo muchacho deleitó con su bella voz y portentoso canto el camino de las mujeres.
El tercer joven corrió rápido hacia su madre, y la liberó del peso de los baldes cargándolos él.
Preguntaron las señoras al anciano:
– Dínos, abuelo, qué opinión te merecen nuestros tres hijos?
Miró el anciano a las mujeres y con cierto asombro expresó:
-Tres hijos dicen ustedes. Yo apenas veo uno solo.
Así replicó el anciano apuntando con su dedo hacia el muchacho que cargaba los baldes con agua que su madre había extraído de la fuente.


(Cuento popular hebreo)

El picador de piedra.

pica

Cuenta la leyenda que un humilde picador de piedra vivía resignado en su pobreza, aunque siempre anhelaba con deseo convertirse en un hombre rico y poderoso. Un buen día expresó en voz alta su deseo y cuál fue su sorpresa cuando vio que éste se había hecho realidad: se había convertido en un rico mercader.

Esto le hizo muy feliz hasta el día que conoció a un hombre aún más rico y poderoso que él. Entonces pidió de nuevo ser así y su deseo le fue también concedido. Al poco tiempo se cercioró de que debido a su condición se había creado muchos enemigos y sintió miedo.

Cuando vio cómo un feroz samurai resolvía las divergencias con sus enemigos, pensó que el manejo magistral de un arte de combate le garantizaría la paz y la indestructibilidad. Así que quiso convertirse en un respetado samurai y así fue.

Sin embargo, aún siendo un temido guerrero, sus enemigos habían aumentado en número y peligrosidad. Un día se sorprendió mirando al sol desde la seguridad de la ventana de su casa y pensó: "él si que es superior, ya que nadie puede hacerle daño y siempre está por encima de todas las cosas. ¡ Quiero ser el sol !".

Cuando logró su propósito, tuvo la mala suerte de que una nube se interpuso en su camino entorpeciendo su visión y pensó que la nube era realmente poderosa y así era como realmente le gustaría ser.

Así, se convirtió en nube, pero al ver cómo el viento le arrastraba con su fuerza, la desilusión fue insoportable. Entonces decidió que quería ser viento. Cuando fue viento, observó que aunque soplaba con gran fuerza a una roca, ésta no se movía y pensó: ¡ ella sí que es realmente fuerte: quiero ser una roca ! Al convertirse en roca se sintió invencible porque creía que no existía nada más fuerte que él en todo el universo.

Pero cuál fue su sorpresa al ver que apareció un picador de piedra que tallaba la roca y empezaba a darle la forma que quería pese a su contraria voluntad. Esto le hizo reflexionar y le llevó a pensar que, en definitiva, su condición inicial no era tan mala y que deseaba de nuevo volver a ser el picador de piedra que era en un principio.