cats

Un discípulo Intrigado, le preguntó al mentor:
– Pero ¿nunca te acontecen situaciones que no puedes resolver? No entiendo por qué siempre dices «está bien, está bien» cuando se te pone al corriente de alguna contrariedad o vicisitud.
El maestro sonrió y dijo:
– Sí, todo está bien, todo está bien.
– Pero ¿por qué? -preguntó escéptico e incluso un poco irritado el discípulo.
Y el maestro explicó:
– Porque cuando no puedo solucionar una situación en el exterior, la resuelvo en mi mente cambiando de actitud. Ningún ser humano puede controlar todas las circunstancias o situaciones externas, pero sí puede aprender a controlar su actitud ante las mismas. Por eso, para mí, todo está bien, todo está bien..

Anuncios