Archive for 23 marzo 2015

El `pais de la risa.

 

El maestro estaba de un talante comunicativo, y por eso sus discípulos trataron de que les hiciera saber las fases por las que había pasado en su búsqueda de la divinidad. Primero, les dijo:
– "Dios me condujo de la mano al País de la Acción, donde permanecí una serie de años. Luego volvió y me condujo al País de la Aflicción, y allí viví hasta que mi corazón quedó purificado de toda afección desordenada. Entonces fue cuando me vi en el País del Amor, cuyas ardientes llamas consumieron cuanto quedaba en mi de egoísmo. Tras de lo cual, accedí al País del Silencio, donde se desvelaron ante mis asombrados ojos los misterios de la vida y de la muerte".
– ¿Y fue ésta la fase final de tu búsqueda? le preguntaron.
– No respondió, el Maestro…Un día dijo Dios:
– "Hoy voy a llevarte al santuario más escondido del Templo, al corazón del propio Dios… Y fui conducido al País de la Risa."

Anuncios

La mirada del amor.

 

corazon-y-ojos

El rey estaba enamorado de Sabrina una mujer de baja condición a la que el rey había hecho su última esposa.
Una tarde, mientras el rey estaba de cacería, llegó un mensajero para avisar que la madre de Sabrina estaba enferma. Pese a que existía la prohibición de usar el carruaje personal del rey (falta que era pagada con la cabeza), Sabrina subió al carruaje y corrió junto a su madre.
A su regreso, el rey fue informado de la situación. – ¿ No es maravillosa ? – dijo – Esto es verdaderamente amor. No le importó su vida para cuidar a su madre. Es maravillosa..
Cierto día, mientras Sabrina estaba sentada en el jardín del palacio comiendo fruta, llegó el rey. La princesa  lo saludó y luego le dio un mordisco al último durazno que quedaba en la canasta.
– ¡Parecen ricos! – dijo el rey.
– Lo son – dijo ella y alargando la mano le cedió a su amado el último durazno.
– ¡ Cuánto me ama ! – comentó después el rey – Renunció a su propio placer, para darme el último durazno de la canasta. ¿no es fantástica?
Pasaron algunos años y vaya a saber por qué, el amor y la pasión desaparecieron del corazón del rey. Sentado con su amigo más confidente, le decía:
– Nunca se portó como una reina…¿acaso no desafió mi investidura usando mi carruaje? Es más, recuerdo que un día me dio a comer una fruta mordida..
(Jorge bucay)

Moraleja : Si tu percepción  se ajusta a medida con la realidad que mas te conviene, desconfía de tu percepción, ya que no es real.