image

Cuento Zen para Reflexionar.!!
– Maestro, ayer en el autobús venía una mujer bailando y contorsionándose en su asiento al compás de la música. Parecía una loca y todos la mirábamos sin decir nada. ¿Es que se puede no tener vergüenza?
– Hijo, tu deberías tener vergüenza de tu observación y pregunta. Por lo que
me dices, esa mujer era el único ser feliz en ese ómnibus; todos los demás eran palos secos preocupados de sus pequeñas cosas y del qué dirán los demás.
Leer más…

Anuncios